Una de las maneras más rápidas y efectivas de renovar nuestro hogar o lugar de trabajo es apelando al uso del color, especialmente aplicado en objetos de decoración o en  pinturas de paredes. Parece tarea sencilla, pero a la hora de elegir los tonos adecuados nos damos cuenta de lo difícil que puede ser elegir correctamente. Sucede que en ese momento tomamos conciencia de que los colores seleccionados nos acompañarán por mucho tiempo y que invariablemente nos afectarán, aunque no sabemos muy bien cómo. Es sabido que todos los colores interactúan permantentemente con nosotros provocando distintos estados de ánimo que pueden beneficiarnos o perjudicarnos. En el Feng Shui el uso del color constituye una de las curas más importantes, ya que los colores representan la energía de los cinco elementos y, por lo tanto, influyen decididamente en el equilibrio yin-yang del espacio que ocupan. Para decidir qué colores usaremos en un ambiente es necesario saber qué actividad se desarrollará en dicho lugar, las características personales de los habitantes que ocuparán dicho espacio y, principalmente, qué significados se le asignan a cada color o tonalidad:

  • Colores del elemento Tierra: se halla representado por los tonos terrosos, beiges, ocres, y tonalidades del amarillo. Transmiten sensaciones de estabilidad, contención y solidez. Los beiges y neutros son ideales para ser usados en salas de estar y dormitorios, tener en cuenta que, sin otros toques de color, pueden ser aburridos y monótonos. El amarillo es el color del Sol, el más luminoso de todos e ideal para usarse en el comedor y la cocina pues estimula la comunicación y abre el apetito. No es aconsejable utilizar el amarillo intenso en habitaciones de personas ancianas y niños de corta edad.
  • Colores del elemento Metal: en este grupo encontramos al blanco, plateado, gris, dorado y otros tonos metálicos. Si bien algunos de ellos se asocian a la pureza, utilizados en exceso pueden provocar espacios emocionalmente fríos. Por otro lado, estos colores facilitan la capacidad de análisis y concentración. Son apropiados para baños, oficinas, lugares de estudio. También para cocinas industriales, donde se pretende lograr un ambiente de extrema higiene.
  • Colores del elemento Agua: aquí tenemos al color negro,violeta y azul oscuro. Todos son colores yin, pero con significados distintos. El azul es uno de los colores más relajantes que existen, ayuda a la introspección y al descanso pero usado en exceso puede agravar estados depresivos. No es aconsejable en cocinas ya que tiene la particularidad de disminuir el apetito, por esta razón se recomienda usarlo en vajillas para personas que siguen dietas alimenticias. El violeta es asociado con sentimientos de espiritualidad elevados, utilizado en exceso puede provocar efectos similares al azul. El negro se asocia al luto en occidente, pero en ocasiones también se lo relaciona con el misterio, la sofisticación y la sensualidad.
  • Colores del elemento Madera: este grupo está representado por el verde y algunos matices del azul (turquesa). Se asocian al crecimiento, la juventud, la expansión y la competitividad. Su uso es muy recomendable en habitaciones de niños en crecimiento, cocinas y baños. Desaconsejado en cuartos de adolescentes debido a que puede retrasar su maduración, sí puede ser de mucha ayuda en habitaciones de personas estresadas y en lugares donde se pretenda estimular la creatividad.
  • Colores del elemento Fuego: estos son el rojo (bordeaux, rojo anaranjado), naranja (salmón, durazno) y  rosa. El rojo es el más representativo, lo asociamos con el buen sabor, el amor romántico y la pasión. . No debe ser usado en grandes superficies ya que puede incitar a la violencia. El naranja y sus tonos derivados poseen un efecto antidepresivo y estimulan el apetito, por eso son muy adecuados para ser usados en restaurantes; también en lugares donde se reúne mucha gente ya que promueve sentimientos de compañerismo y fraternidad. El rosa es el color del romanticismo por excelencia y ejerce un gran poder relajante, no es apropiado en lugares de trabajo o estudio.

                     
                     Marcela Padilla

           Consultora de Feng Shui Clásico


Nota: antes de utilizar colores en las paredes de viviendas o lugares de trabajo se aconseja realizar un estudio de Estrellas Volantes para conocer el mapa energético del lugar, en base al cual el asesor profesional sugerirá los colores apropiados para cada ambiente.